Ustedes me enseñaron el camino: Plácido Domingo en el Conservatorio Nacional de Música

Ustedes me enseñaron el camino: Plácido Domingo en el Conservatorio Nacional de Música

CDMX a 29 de Octubre de 2018.- Entre inconmensurables muestras de afecto por parte de los estudiantes del Conservatorio Nacional de Música (CNM), el cantante y director de orquesta Plácido Domingo develó ayer la placa que le da su nombre al Auditorio al aire libre del recinto educativo del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Durante el acto protocolario en el que estuvo acompañado por Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el también productor y compositor lució visiblemente emocionado y señaló que en un momento como ese, contener las lágrimas era difícil debido al gran significado que le representaba volver.

Compartió que, ya sea como cantante o director de orquesta, cuando actúa en diferentes teatros del mundo le preguntan: ¿Dónde estudiaste? Y con orgullo responde: En el Conservatorio Nacional de Música de México.

“Ustedes me enseñaron el camino. Me enseñaron a andar muy bien, lo agradezco”, dijo. Es un regalo que un Auditorio lleve mi nombre, espero venir y actuar en él, dijo en referencia a una siguiente visita donde además podría dar una charla con los estudiantes. “Este Conservatorio lo llevo muy dentro de mí con un cariño muy hondo. ¡Aprécienlo!, reafirmó el tenor, quien está por registrar cuatro mil funciones de ópera a lo largo de su trayectoria.

En su participación, la titular del INBA agradeció el tiempo que el tenor se dio para ir a su escuela y hacer realidad el sueño de compartir un día memorable en el CNM.

Al hacerle entrega de un diploma que, mencionó, simboliza la gran admiración, respeto y cariño que le profesamos los mexicanos como artista y persona excepcional, la funcionaria aseveró que para el INBA constituye un gran honor que el auditorio lleve el nombre de una persona que si ella pudiera definir con una sola palabra, sería: “generosidad, esa mágica forma de la gratitud por los dones otorgados que es menester compartir”.

Lidia Camacho lo nombró figura señera de la ópera, cuyas interpretaciones son aclamadas por público de los diversos continentes, y afirmó que en cada obra el maestro imprime la huella de su talento, pasión, disciplina y versatilidad.

Destacó la relación que el cantante español mantiene con nuestro país, además de su invaluable aportación al desarrollo artístico y social, tal como Operalia, plataforma de extraordinarios talentos como María Katzarava y Rolando Villazón; así como el amplio apoyo a la difusión de óperas mexicanas como SeverinoLa mulata de CórdobaCarlota y la más reciente, Il postino.

Como hijo de cantantes, Plácido Domingo recibió el consejo de no serlo. En su lugar, su padre le pidió que fuera músico. Al respecto acotó que su longeva voz se la debe a que primero estudió piano, gracias a ello pudo preparar todas sus óperas a través de los años, con excepción de las atonales. Estudiaba sin cantar, prosiguió, nada más tocando la obra. Cuando me daba cuenta ya me la sabía, fue un ahorro vocal. Los cantantes sabemos cuánto se emplea la voz para los ensayos.

Al hacer una remembranza, Plácido Domingo recordó que en la época en la que estuvo en el CNM tenían como profesores a los hermanos Halffter, Carlos Chávez, Carlo Morelli, Fanny Anitúa y Blas Galindo, director del CNM en aquel tiempo. Además contó con la suerte de trabajar con Lorin Maazel cuando vino a México a interpretar el Réquiem de Verdi y el cantante pertenecía al Coro del Conservatorio. Es grandioso haber estado aquí, afirmó.

Al tomar la palabra, David Rodríguez de la Peña, director del CNM, indicó que la institución de educación superior de música es la más emblemática del país y el primer conservatorio de carácter público en el Continente Americano.

Comentó que el objetivo de la institución es fortalecer la vida cultural de México y una garantía de ello son sus egresados, como Plácido Domingo, “uno de los músicos más admirados en todo el mundo. Es un honor recibirlo en su alma mater a nombre de la comunidad del Conservatorio”.

En el Salón 4 del CNM se llevó a cabo la ceremonia de develación de placa con un concierto en el que intervinieron Michelle Fox, Carlos Adrián Hernández, Damaris Lezama, Yanuet Lagunas, Alberto Galicia y David Robinson, quienes interpretaron arias de la ópera Rusalka, de Antonín Dvořák; Don Giovanni, de Mozart; Rigoletto, de Verdi; además de la obra Adiós mi bien, de Manuel M. Ponce, y canciones populares interpretadas por el Ensamble Vocal Cantera, dirigido por el maestro Francisco Zúñiga.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: