Visita el pintoresco pueblo de Cuitzeo

Cuitzeo es un Pueblo Mágico de fiesta y color. La alegría de su gente, su clima, su fértil tierra que hace de su vegetación única, son algunos elementos de la algarabía.

Te ofrece una vista encantadora dónde la tierra se une con el cielo; a través del enorme espejo que forma su lago escucharás el cantó de los pájaros al atardecer y hará que el tiempo se detenga.

No dejes de caminar por sus calles y visitar sus templos que encierran pinturas muy hermosas, además de poder admirar la arquitectura de sus monumentos que te harán apreciar lo sacro desde otra mirada o aventurarte en la zona arqueológica Tres Cerritos.

ADMIRA LA BELLA ARQUITECTURA

Recorre el camino que cruza por el lago y te conduce al pueblo y deja que las bonitas calles empedradas de Cuitzeo, Pueblo Mágico,  te den la bienvenida. Comienza tu recorrido en el centro. Dirígete al Templo del Hospital Franciscano, también llamado El Hospitalito. Admira los bellos interiores de este inmueble del siglo XVIII junto con su imagen de la Inmaculada Concepción hecha en pasta de caña.

ASÓMATE AL ARTE PLATERESCO DE LOS FRAILES AGUSTINOS

Continúa tu recorrido rumbo al Ex Convento Santa María Magdalena. Haz un viaje al pasado mientras admiras esta joya del arte plateresco y renacentista del siglo XVI. Imagina la sencillez de la vida religiosa al observar la tranquilidad de las celdas. Asómbrate al descubrir que este conjunto conventual incluye iglesia, atrio, claustro y museo. Dirígete al antiguo refectorio que ocupa el Museo de la Estampa y aprecia su colección de grabados, litografías y arte virreinal.

SIENTE EL CÁLIDO RESPLANDOR DE LA TARDE EN CUITZEO

Por la tarde disfruta una caminata hacia el parque de la Presidencia Municipal. Enamórate de su kiosco mientras respiras la frescura de los árboles. Justo enfrente se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Admira su bella fachada de cantera y su campanario. Cerca se encuentran las capillas de El Calvario, La Concepción y san Pablito que podrás conocer completando así este bello circuito de joyas arquitectónicas del siglo XVI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: