Mujeres: líderes nacionales más ejemplares y eficaces en la lucha contra la COVID-19

CDMX, 8 de marzo del 2021.- En 1908 ocurrió un incendio en la fábrica textil Cotton, en Nueva York, justo después de haber sido encerradas por el patrón 129 obreras que demandaban la reducción de su jornada laboral a 10 horas, salario igual al que percibían los hombres por las mismas actividades que realizaban y fin a las malas condiciones de trabajo que padecían.

Han transcurrido 113 años desde aquel hecho histórico e ideológico que se conmemora cada 8 de marzo, y a los planteamientos de las 129 valientes mujeres atrozmente acalladas en Nueva York, año con año se suman en todo el mundo más y más colectivos femeninos cuya presencia vociferante toma calles, llena plazas, representa su tragedia en performances, entona cantos de libertad y de respeto a su dignidad e integridad, de reconocimiento y ejercicio efectivo de sus derechos, y se exacerba al no encontrar respuestas.

Las consignas pasaron del murmullo al estridente coro femenino que irrumpió en el espacio público y resuena en lo alto demandando equidad, justicia por la hija violentada, por la hermana desaparecida, por la ambientalista o luchadora social caída, así como exigen frenar la depredación de la naturaleza y detener el calentamiento global.

El año 2020, con el COVID-19 de banderín, mostró caras del arrojo, valor, capacidad, destreza, creatividad y compromiso de las mujeres:

Las mujeres, reconoce ONU Mujeres “se encuentran en la primera línea de la crisis de la COVID-19 como trabajadoras de la salud, cuidadoras, innovadoras y organizadoras comunitarias. También se encuentran entre las y los líderes nacionales más ejemplares y eficaces en la lucha contra la pandemia. La crisis ha puesto de relieve tanto la importancia fundamental de las contribuciones de las mujeres como las cargas desproporcionadas que soportan”.

El organismo internacional enarbola en esta conmemoración el tema: “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la COVID-19”, y resalta que la mayoría de países que han contenido los efectos de la pandemia de la COVID-19 y reaccionan con más éxito ante sus impactos sanitarios y socioeconómicos más amplios están dirigidos por mujeres.

Ejemplifica: las jefas de gobierno de Dinamarca, Etiopía, Finlandia, Alemania, Islandia, Nueva Zelandia y Eslovaquia han recibido un gran reconocimiento por la rapidez, la decisión y la eficacia de su respuesta nacional ante la Covid-19, así como por la manera amable de comunicar datos de salud pública basados en hechos.

Sin embargo, las mujeres son jefas de Estado y de gobierno en tan sólo 20 países del mundo, según datos recabados de las Misiones Permanentes de las Naciones Unidas que sólo tienen en cuenta las jefas y los jefes de Estado electos.

La pandemia generada por el Sars-COV-2 agregó nuevos obstáculos a los existentes de carácter social y sistémico que persistían antes y que frenan la participación y el liderazgo de las mujeres. En todo el mundo, las mujeres se enfrentan a un aumento de la violencia doméstica, a tareas de cuidados no remunerados, al desempleo y a la pobreza.

Y aun cuando las mujeres constituyen la mayoría del personal de primera línea, existe una representación desproporcionada e inadecuada de mujeres en los espacios de política nacionales y mundiales relacionados con la Covid-19.

Un año después de observar el despliegue femenino de esfuerzos adicionales en condiciones todavía más adversas, la Organización de las Naciones Unidas “celebra los enormes esfuerzos que realizan mujeres y niñas en todo el mundo para forjar un futuro más igualitario y recuperarse de la pandemia de la Covid-19”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: