Más de 40 barcos extranjeros han pescado ilegalmente en áreas marinas protegidas de México

Ciudad de México, 27 de noviembre del 2020.- Una investigación de Oceana revela que embarcaciones con bandera extranjera explotan los recursos de 17 de las 37 áreas marinas protegidas del país.

Cada año, entre diciembre y abril, la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, localizada en el Estado de California Sur, es el escenario de un fenómeno sorprendente: la ballena gris, en peligro de extinción, llega hasta estas costas para parir a sus crías en invierno. Centenares de turistas viajan hasta la región para encontrarse con este gigante de los mares, ajenos a una depredación silenciosa que pone en riesgo una de las reservas naturales más importantes del mundo. Una investigación de la organización Oceana revela que embarcaciones pesqueras con bandera extranjera violan el espacio marino mexicano y pescan de forma ilegal en este paraíso natural, capturando de forma masiva peces y otras especies y alterando el balance de la zona, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1993.

Oceana, que año con año lleva un registro de las actividades sospechosas que ponen en peligro estas áreas marinas, halló que, entre enero de 2015 y octubre de 2020, 43 embarcaciones con bandera de Estados Unidos, China, Canadá, Venezuela y las Islas Vírgenes Británicas faenaron en 46% de zonas protegidas en México. En el caso de la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, el organismo encontró que embarcaciones de más de 28 metros de longitud irrumpieron en este hábitat para pescar con el método de “cerco” y la llamada “pesca en línea”. El primero consiste en rodear un amplio espacio con las redes donde acaban atrapadas numerosas especies de peces y otros animales.

“Las posibles actividades de pesca llevadas a cabo por dichas embarcaciones probablemente infrinjan las reglas establecidas en el plan de manejo, que establece que las actividades pesqueras únicamente pueden llevarse a cabo por residentes de la zona”, advierte Oceana en un informe que será presentado a las autoridades ambientales mexicanas.

Un pescador en uno de los barcos camaroneros del Golfo de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: