No dejes huella al comprar

CDMX 27 de noviembre del 2020.-Las recomendaciones comunes en temporadas de alto consumo como ésta, se enfocan a realizar compras informadas, ahorrar, hacer un presupuesto, usar bien las tarjetas de crédito y consumir inteligentemente. Todo lo anterior enfocado al beneficio de tu economía personal, pero ¿alguna vez has pensado en el daño ecológico derivado de tus decisiones de consumo?

La huella de carbono nace como una medida para cuantificar que tanto contribuye una persona a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

¿Qué te parece si en esta temporada reflexionamos un poco sobre el daño ecológico en cada una de tus decisiones de consumo? No se trata de no gastar, sino de sumar a las recomendaciones habituales la conciencia de consumir lo realmente necesario, alargar la vida de los bienes o reusar los que se tienen disponibles.

De huellas a huellas

La huella de carbono es la cantidad de emisiones, de gases de efecto invernadero, que produce el ser humano al fabricar un producto o realizar sus actividades diarias. Es la huella que se deja en nuestro paso por el planeta y se expresa en toneladas de CO2 emitidas.

El CO2 es dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI). Es una molécula muy común de origen natural, presente en la atmósfera de la Tierra. Todos los seres humanos y animales exhalan dióxido de carbono cuando respiran y las plantas lo absorben durante un proceso llamado fotosíntesis.

No obstante, los aumentos en el CO2 atmosférico asociado con las actividades humanas puede representar problemas. Por ejemplo, la quema de combustibles fósiles libera más CO2 en la atmósfera y aunado a esto, la destrucción de las áreas boscosas hace que los árboles absorban menos CO2. Esto provoca un aumento de temperatura de la atmósfera causando inestabilidad climática.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales la certeza científica sobre la relación actividades humanas-aumento de la temperatura global, ha sido documentada por académicos y organismos especializados de todo el mundo, y desde hace varias décadas el tema se analiza en foros internacionales.

Todos los seres humanos tenemos responsabilidad, en menor o mayor grado, pues nuestras actividades involucran mecanismos que generan GEI.

Si no se reducimos las emisiones y mejoramos la eficiencia en el uso de recursos las consecuencias serán, de acuerdo con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés)

  • Calentamiento gradual de la Tierra. Algunas regiones podrían aceptar gustosamente temperaturas más cálidas, pero otras no.
  • Las condiciones climáticas más cálidas probablemente llevarán a una mayor evaporación y a más precipitación en general, pero el impacto variará según las regiones: algunas se volverán más húmedas y otras, más secas.
  • Un efecto invernadero más fuerte calentará los océanos y derretirá parcialmente el hielo y los glaciares, lo que aumentará el nivel del mar. El agua del océano también se expandirá si se calienta, lo que provocará un mayor aumento del nivel del mar.
  • Mientras tanto, ciertos cultivos y ciertas plantas podrían responder favorablemente al aumento del CO2 atmosférico, creciendo más vigorosamente y usando el agua de manera más eficiente. Asimismo, las elevadas temperaturas y los cambiantes patrones climáticos podrían cambiar las áreas donde crecen mejor los cultivos y afectar la composición de las comunidades naturales de las plantas.

Entonces… ¿qué hacer?

Para contribuir a mejorar el planeta y reducir tu huella de carbono, te compartimos algunas acciones a seguir:

Acciones

/cms/uploads/image/file/617764/Imagen_1.jpg

Fuente: National Geographic en español. “10 formas de reducir tu huella de carbono”

Beneficios para tu salud

El cambio climático representa una gran amenaza para la salud. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), aumentará la desnutrición trayendo graves efectos en la salud infantil. Las inundaciones, sequías y tormentas empeorarán y causarán más muertos y heridos. Las olas de calor también causarán más muertes, especialmente entre los ancianos. Incluso podría alterar la distribución geográfica de los vectores de enfermedades, como los insectos que transmiten el paludismo o el dengue.

No obstante, si se reduce la huella de carbono, habrá beneficios para la salud, los cuales señala el organismo (ver cuadro).

Acciones en beneficio de la salud

/cms/uploads/image/file/617763/Imagen_2.jpg

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS). “La reducción de su huella de carbono puede ser buena para su salud”

Necesidades… ¿reales?

Ante cualquier temporada de ofertas, mantenerte reflexivo y atento a la información es de vital importancia. Las decisiones que tomes marcarán el trayecto futuro en el corto y largo plazo de tu economía y del planeta.

Antes de comprar conviene tener claras tus necesidades, metas y situación actual, la respuesta a las siguientes preguntas te será de mucha ayuda:

  • ¿Qué es realmente importante para mí?
  • ¿Por qué necesito esto?
  • ¿En qué cambiaría mi vida si lo obtuviese?
  • ¿Por qué deseo esto otro?
  • ¿Coincide esto con mi estilo de vida?

Así podrás controlar los gastos, lo que te permitirá realizar compras de manera consciente y planeada, respetando los márgenes que hayas establecido. Adicionalmente, te proporcionamos la siguiente estrategia. Recuerda hacerlo con racionalidad y criterio.

/cms/uploads/image/file/617765/Imagen_3.jpg

Antes de desenfundar tu cartera este fin de año, primero analiza tus necesidades, revisa tus opciones y piensa si realmente necesitas lo que deseas comprar. Recuerda que las pequeñas acciones de todos representan grandes beneficios para ti, tu comunidad, país y planeta. Todos ganamos.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: