México e Italia presentes en el Festival Internacional de Danza Contemporánea

México e Italia presentes en el Festival Internacional de Danza Contemporánea

Ciudad de México, 9 de agosto de 2018.- En el marco del Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México, tres compañías presentaron propuestas dancísticas que variaban entre metáforas, mundos oníricos e incluso pinturas vivientes que tenían el objetivo de cautivar al público del Teatro de la Danza, Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque.

El pasado martes 7 de agosto correspondió a México e Italia engalanar el escenario. Los representantes nacionales llevaron a escena Diario rojo (primer preludio) y Versus 7, mientras que la compañía europea sorprendió con Cute (Skin).

Matroos DanceTheatre Company, grupo de danza italiano, presentó Cute (Skin), una historia de imágenes y metáforas conectadas a los sentimientos y experiencias en la superficie de la piel, la frontera entre el mundo interno y la realidad exterior. El concepto, la dirección, la coreografía e incluso el diseño y elaboración de la escenografía corrieron a cargo de Lisa Rosamilia. Por otro lado, la música y el sonido fueron obra de Giada Bernardini.

La compañía Diane Eden Ormsby, de México, interpretó Diario Rojo (Primer preludio), una coreografía unipersonal que se basó en una de las pinturas surrealistas del artista visual Ray Caesar. Mediante la pieza expresaron un mundo onírico y a la vez desafiante, una historia de formato corto donde la emoción sumergió al público en el duelo de la pérdida para construir una reflexión sobre la muerte y sus diferentes transiciones.

El final de esta presentación se reservó para otra compañía mexicana, Pulso Entrance con Versus 7.  El escenario se convirtió en una suerte de circo, los bailarines iban maquillados e incluso portaban narices rojas, algunos otros realizaron malabares mientras risas y sonidos guturales resonaban en el recinto. La pieza presentó lo natural del ser humano, la micro imagen de la rebeldía, la contradicción y el castigo ambientados por la música prohibida de la década de los cuarenta.

En esta coreografía, perteneciente a Isai Misael Quintero Rodríguez, los intérpretes fueron Edna Rodríguez López, Mabel Solís Oscura, Joaquín Rodrigo Mejía Navarrete y Juan Daniel Hernández Chávez. La música corrió a cargo de Uriel Rebolledo Cruz, María Andrea López Ibarra y Hugo Alberto González García, mientras que la iluminación fue de Christian Adán Castro Vela.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: