La tercera sí fue la vencida

La tercera sí fue la vencida

Política en Movimiento

Angélica Beltrán

CDMX a 2 se julio, 2018 (Noticias México).- A muchos sorprende el triunfo electoral de López Obrador a la presidencia de la República, pues no obstante tener de su lado a las masas; su perfil radical y de izquierda era rechazado por la Mafia del Poder y los poderes fácticos, los que tienen siempre la última palabra.

La explicación de ese triunfo, que ahora sí le reconocen a López Obrador, es quizás  más sencilla de lo que creemos.

Y es que el triunfo contundente se logró, lamentablemente, como se observó durante la campaña, por las alianzas con personajes de esa Mafia del Poder; la alianza electoral con el Partido Encuentro Social, cuya ideología nada tenía en común con Morena y la acogida de priistas y panistas que representan esa cuestionada Mafia.

En fin, que el gran proyecto de Andrés Manuel López Obrador desde hace 18 años alcanzó finalmente el triunfo en las urnas, pero gracias al desdibujo que tuvo que sufrir el candidato y el movimiento de Morena, la Esperanza de México, con la suma de personajes no afines a la línea del nuevo partido.

Así, creemos que AMLO no le ganó al Sistema, sino que el Sistema lo absorbió. El sexenio dará respuestas más puntuales al respecto. Mientras tanto, el tiempo está a favor de López Obrador, quien aseguró en su primer discurso público, como virtual presidente, que no le va a fallar a México. Y así lo esperamos.

Las lágrimas de los panistas

El candidato del Frente (PAN-PRD-MC) Ricardo Anaya culpó al gobierno federal de su derrota en las urnas. Le hicieron mucho daño a su campaña las falsas acusaciones en su contra por parte de PGR y otras dependencias federales, dijo.

Sin embargo se le vio sereno en su último mensaje a medios como candidato presidencial. Habló de la democracia, que no se entiende sin demócratas, como él, claro, que aceptaba el triunfo del contrincante Andrés Manuel López Obrador.

Muy sereno Anaya y firme en sus palabras, todo lo contrario a los panistas del primer círculo que lo acompañaron en esta travesía y que estuvieron en el gran salón del Hotel Camino Real de Polanco en la CDMX, donde se dio cita el queretano para “celebrar” el virtual triunfo que no llegó.

Pues contrario a la serenidad de Anaya, quien dijo incluso que había felicitado por teléfono al virtual ganador de la elección presidencial, los panistas derramaron lágrimas de dolor, apenas el candidato del Frente aceptó la derrota. En el salón la escena fue de llanto y abrazos de consuelo entre unos y otros. No lo esperaban, eso fue sorpresa para todos, que creyeron que los electores indecisos se inclinarían por Anaya y le darían el triunfo, pero no fue así.

EPN, el primer priista será el más repudiado por el PRI

Si al ex presidente Ernesto Zedillo lo tienen como traidor en el PRI por haber entregado la presidencia de México al PAN en el año 2000; Enrique Peña Nieto es ya desde ayer en la noche el priista más detestado, porque además de que entregará la presidencia a un partido de izquierda, dejará al PRI en el nivel más bajo de las preferencias electorales.

Y es que es ya un hecho que el PRI fue pulverizado por EPN y el grupo el de los mexiquenses; que si bien recuperaron la presidencia de la República hace seis años, fue con el apoyo de las bases.

Esta vez, ese grupo se creyó tan capaz solo, que se olvidó del partido, y ahora en el conteo final quedó claro que el PRI se encuentra en el peor momento de su historia y con tendencias a desaparecer del mapa político. Sin duda, es el fin de una era en la historia política de México. Esperemos que para bien.

Saldo blanco.- Finalmente cabe destacar que pese a los presagios de que esta sería una jornada electoral violenta, por los asesinatos de candidatos y grescas que registraron también pérdida de vidas humanas, el balance de la autoridad electoral y de estados, municipios y la capital del país, fue de una jornada masiva y en paz; con la participación del 63 por ciento del padrón electoral y con saldo blanco. Y lo que es mejor, sin fraude electoral.

Por ello, felicidades a todos los que siguen creyendo en la democracia y participan de ésta, donde quedó claro que el voto ciudadano sí fue respetado y contó. Pues la fuerza popular de López Obrador fue visible en la campaña y se correspondió con los resultados electorales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: