La concesión de alumbrado público, un abusivo contrato hecho a la medida de la corrupción…

La concesión de alumbrado público, un abusivo contrato hecho a la medida de la corrupción…

Lorenia Valles SanPedro

CDMX a 31 de Enero de 2019.- “Construlita es el Experto en Iluminación Profesional, de mejor costo-beneficio, preferido por quienes toman decisiones en la industria”, se subraya en la página web de esta empresa que junto con Lux System fueron beneficiadas con la concesión para dar servicio de reparación y renovación del alumbrado público de Hermosillo que les otorgó el gobierno municipal de Manuel Ignacio “Maloro” Acosta Gutiérrez.

Está empresa con presencia en todo el país, en el año 2014 realizó un proyecto en Torreón, Coahuila, que significó “un gran aprendizaje en muchos sentidos” éste consistió en reemplazar alrededor de 60 mil luminarias con tecnología LED, modernizar la infraestructura eléctrica, proveer el mantenimiento y operar por 15 años todo el sistema de alumbrado con profesionalismo y eficiencia”, presumió Eduardo Godoy en entrevista a la revista “Líderes”.

Sin embargo, Godoy nunca mencionó que la empresa se había prestado a cometer un fraude del Proyecto de Reconversión del alumbrado público en Torreón, donde funcionarios de aquella ciudad estaban involucrados en el negocio, donde se les permitió beneficiarse de la participación de ganancias millonarias por favorecer a las empresas instaladoras de los postes y luminarias, es decir, Construlita Lighting y Lux System.

Construlita, según publicó un diario de aquella ciudad en 2017, “no tuvo empacho” en aceptar que este proyecto sólo costó 700 millones de pesos, pero que cobraron tres mil millones de pesos.

Lo mismo se acusó en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde varios políticos fueron señalados de estar involucrados en la red de corrupción estatal, donde también participó Construlita, cuyo proyecto fue calificado de un “fracaso”, dejando una deuda altísima, se afirmó en un comunicado.

Después de todos estos casos en diferentes ciudades donde la empresa había sido señalada de estar involucrada en negocios turbios, es difícil entender cómo en Hermosillo se les favoreció con esta jugosa concesión, pues Hermosillo quedaría sujeto a pagar más de 16 millones de pesos al mes durante 15 años, lo que les representaría una cifra superior a 2 mil 500 millones de pesos.

Sin embargo, el 27 de febrero de 2017 el Ayuntamiento aprobó la concesión, cuyo contrato establecía invertir 738.8 millones de pesos en equipos e infraestructura de alumbrado público, así como 15.4 millones en otros gastos, sumando un total de 754.2 millones de pesos.

La contraprestación significaba 180 pagos mensuales de 14 millones de pesos más el impuesto al valor agregado, sumando un total de cerca de 3 mil millones de pesos, por lo que se debían de sustituir 62 mil 140 luminarias e instalar mil 150 luminarias nuevas, en un plazo de 16 meses a partir del 1 de agosto de 2017. Para garantizar el pago, se comprometieron los ingresos municipales provenientes del Derecho de Alumbrado Público (DAP), Impuesto Predial e Impuesto al Traslado de Dominio.

A pesar de que existía un compromiso de cumplimiento signado en septiembre de 2018, se levantaron mil 600 reportes de fallas que no fueron atendidas por la concesionaria, aun cuando el contrato establecía plazos máximos de atención de las fallas reportadas por la ciudadanía a través del Centro de Atención Telefónica 072.

Si bien a primera vista se puede señalar a Maloro de “irresponsable”, al revisar las condiciones del contrato, no es comprensible cómo se aceptaron condiciones tan desfavorables para el Municipio y tan redituables para la empresa, a menos que se tuvieran intereses compartidos en las ganancias, por ello es necesario ir a fondo en este asunto.

La concesión del alumbrado en Hermosillo debe llamarnos a la unidad a todas las fuerzas políticas del Estado, pero sobre todo debe llamarnos a la ciudadanía en general a manifestarnos en contra de este contrato abusivo que pone en riesgo las finanzas de la ciudad.

Frente a esta difícil situación la alcaldesa Célida López Cárdenas requiere del apoyo de las y los hermosillenses para lograr con éxito enfrentar la batalla legal que ha anunciado iniciará. Desde la Cámara de Diputados, estaremos atentos a este proceso, para que se logre llegar a sus últimas consecuencias, pues tenemos que exigir justicia frente a la concesión del alumbrado público, por lo que llamamos a toda la ciudadanía a no permitir que este abuso se concrete.

Sé que la ciudadanía es cada vez más madura, difícilmente se equivoca, y sé que la ciudadanía será parte fundamental para evitar el abuso de una concesión hecha a la medida de la corrupción.

*Diputada federal por Morena.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: