El sello de la libélula, una apología a la unión de los pueblos: Kyra Galván

El sello de la libélula, una apología a la unión de los pueblos: Kyra Galván

CDMX a 5 de Febrero de 2018.- Con su tercera novela, El sello de la libélula, la poeta y narradora mexicana Kyra Galván hace una apología a la unión de los pueblos y condena la xenofobia y el ostracismo.

Dicho libro fue presentado en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia por la autora y los escritores Víctor Kerber y Ethel Krauze, quienes dijeron que “la literatura no es ficción, sino conocimiento profundo del ser humano”.

Sostuvieron que la literatura, como la de Galván, “no inventa, descubre; no copia, crea. Es una lente de aumento, muy ancha y microscópica a la vez, donde nos miramos a nosotros mismos”.

Comentaron que la también fotógrafa y economista “es poseedora de una narrativa magistral en la que amalgama su sensibilidad de poeta con sus finas capacidades de investigadora”.

En su oportunidad, Kyra  Galván señaló que El sello de la libélula se compone de dos tramas entrelazadas que suceden en Japón. Una de ellas transcurre en la actualidad y la otra en el siglo XVII.

Explicó que se trata de las aventuras de una mujer que, por azares del destino, llega a vivir a ese país asiático y se enfrenta a una cultura y una realidad muy diferentes a la suya.

La novela retoma una anécdota sobre un barco de la Nueva España que iba de Filipinas a Acapulco, pero que naufraga en las costas de Japón. Una de las muchas víctimas del naufragio fue el gobernador de las Filipinas, sobrino del virrey de la Nueva España. Este acontecimiento estableció, de algún modo, las relaciones comerciales entre México y el país del sol naciente.

La ganadora del Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino1982 apuntó que la novela El sello de la libélula es autobiográfica, debido a que “cuento muchas de mis experiencias que viví cuando residí en Japón, donde me volví analfabeta de un día para otro porque no sabía leer japonés, ya que su alfabeto es totalmente distinto al nuestro, lo cual fue muy impactante para mí, culturalmente hablando”.

Añadió que Japón le había atraído por tratarse de un país muy moderno, ya que, en cuanto a tecnología se refiere, estaba muy adelantado con respecto a México.

Galván, traductora de Anna Ajmátova y Dylan Thomas, aseguró que la poesía fue muy importante para la realización de El sello de la libélula, “una novela bastante poética, a mi parecer. El lenguaje poético me ayudó a expresar muchas de las experiencias que tuve en Japón”.

Sobre el mensaje de este texto comentó: El más importante y que he tratado de transmitir desde mi segunda novela es que en todas las culturas siempre van a haber diferencias, pero también coincidencias. Lo más importante para la humanidad es encontrar precisamente esas coincidencias. El sello de la libélula es una apología a la unión de los pueblos. No debemos perder de vista que hay más puntos de unión que de separación entre las naciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: