Monreal contra Ebrard

Política en Movimiento

Angélica Beltrán

CDMX a 2 de abril de 2019

Noticias México

Más que logros de gobierno, lo que surgió a los 100 días de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, fue una grieta, de dimensiones aún no medibles, entre dos arfiles de la 4T.

Se trata del Coordinador de los senadores de Morena, el zacatecano Ricardo Monreal, contra el canciller Marcelo Ebrard, quienes iniciaron el pasado domingo el ataque frontal entre sí.

El presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado, Ricardo Monreal, aventó por delante al asesor de los senadores de Morena, Alejandro Rojas Díaz-Duran, quien desde la Cámara alta presentó su renuncia este domingo y anunció buscará la presidencia nacional de Morena.

Buscará sacar a la presidenta Yeidckol Polevnsky antes que concluya su gestión en noviembre próximo, debido al desaseado proceso para elegir candidatos –poco rentables, con lo cual da ventaja al PAN, criticó. Días antes, la dirigencia nacional de Morena habría anunció el proceso de expulsión de Rojas Díaz-Durán, mano derecha del ex delegado en Cuauhtémoc. Con lo cual se abrió el boquete entre los morenistas.

Lo curioso es que, con la pública escisión, saldrán de la penumbra personajes oscuros que gustan de mover la cuna en los momentos de confusión y crisis interna política. No olviden al sonorense ex gobernador y ex presidente del Senado, quien aparece en los momentos de mayor caos en la vida pública.

En este enfrentamiento, el grupo de Monreal es el de los senadores, por el momento, de entre los que se deja entrever, nada más ni nada menos, una reconocida mano negra que podría comenzar a mover la cuna de Morena de aquí hasta el proceso de renovación de la dirigencia. Se trata del amigo y mancuerna de trabajo de Ricardo Monreal, desde la 60 Legislatura, Manlio Fabio Beltrones. Sonorense que no se encuentra tan en la sombra como podría creerse, pues aún tiene una pieza actuante en el Senado, su hija Sylvana.

Del lado de Ebrard, sus operadores visibles son Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena; René Bejarano y su movimiento nacional y la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, entre otros.

Sobre ese enfrentamiento público entre los aliados de Ebrard y Monreal no se ha pronunciado el presidente López Obrador. Sin embargo, según se observa a la distancia, las simpatías del mandatario federal están con los Ebraristas.

Crisis del PAN debilita a la oposición en México

Otra división que salió a relucir la semana pasada fue la crisis interna del Partido Acción Nacional. Pues a pesar de ser la segunda fuerza política en México, los principales cuadros, llámense diputados, senadores, gobernadores y dirigencia nacional con Marko Cortés al frente, todavía no se ponen de acuerdo en un plan de trabajo frente a lo que aisladamente consideran abusos del poder ejecutivo.

El bloqueo de la CNTE a las instalaciones de la Cámara de Diputados dos semanas consecutivas hizo notoria la ruptura entre senadores y diputados del PAN, cuando sin posibilidades de utilizar las instalaciones del recinto de San Lázaro, los diputados que coordina Juan Carlos Romero Hicks, se trasladaron al CEN del PAN para ofrecer conferencia de medios, en vez de acudir al Senado, ya que se trataba de un tema legislativo, la derogación de la Reforma Educativa.

En ese débil forcejeo de la debilitada oposición azul, quedó de relieve que el viejo lobo de mar que preside la Mesa Directica en la Cámara baja, tiró de un solo golpe la campaña de la fracción panista en San Lázaro, que pedía la remoción de Porfirio Muñoz Ledo a su cargo, por el vació de poder demostrado ante la parálisis legislativa.

Al morenista le bastaron tres mensajes de Tw para evidenciar a los diputados panistas, al mostrar los oficios firmados por el coordinador Romero Hicks, dando su anuencia para cancelar las sesiones de trabajo, en vista de los bloqueos por parte de los maestros.

  Con esa falta de oficio de los panistas; y peor aún. con la marcada división entre estos, particularmente los senadores que coordina Mauricio Kuri, en alianza con Damián Zepeda, y los diputados que dirige con gran torpeza, Juan Carlos Romero Hicks; el poder del PAN, en tanto segunda fuerza política nacional, se antoja cada vez más lánguido.

En tanto, los morenistas en el legislativo, senadores y diputados, cerraron filas ante la opinión pública, en torno a la figura del histórico Porfirio Muñoz Ledo. Quienes con documento en mano mostraron que este no violó nunca el reglamento de la Cámara baja, por lo tanto, contaba con el respaldo de Morena para continuar su presidencia hasta septiembre próximo como está acordado en la Jucopo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *